jueves, 18 de marzo de 2010

VENEZUELA. Matan a tiros a tres jóvenes cuando se bañaban en un río

Las víctimas intentaron correr pero fueron baleadas por sus homicidas

Valencia.- Tres jóvenes de 18, 20 y 22 años de edad fueron acribillados a tiros cuando se disponían a tomar un baño en el río Carialinda, ubicado en el municipio Naguanagua del estado Carabobo. En el hecho, que se registró este martes alrededor de las 3 de la tarde, resultó herido otro hombre de 19 años, al cual esperan tomarle declaraciones en cuanto se recupere de sus lesiones.

Fuentes policiales identificaron a las víctimas mortales como Luilly José Villalobos Montoya (18), Miguel Alejandro Álvarez Zabariego (22) y David Zambrano Martínez (20); todos presentaron varios impactos de bala. El lesionado responde al nombre de Angelo Luis Sánchez (19) y presentó dos heridas de bala en el tórax. Fue trasladado al servicio de emergencia del hospital Doctor Angel Larralde de Naguanagua.

Los investigadores refirieron que los cuerpos fueron localizados distantes el uno del otro, lo que es indicativo de que las víctimas intentaron huir de sus atacantes, pero fueron alcanzados por los disparos. No fueron despojados de las pertenencias.

Vecinos del lugar del suceso informaron que los fallecidos residían en el barrio Moscú de Naguanagua y con frecuencia acudían al sector La Tanquilla del río a bañarse.

Habitantes del sector "G" de la urbanización Carialinda comentaron que pasadas las 2:30 p.m. escucharon varias detonaciones provenientes del río que está muy cerca de ese sector de Naguanagua. Los sorprendidos vecinos notificaron a la Policía Municipal de Naguanagua y a la Policía de Carabobo cuyos funcionarios acudieron al río donde localizaron los cadáveres de los fallecidos.

Efectivos de la subdelegación Las Acacias del Cicpc practicaron las experticias preliminares en el lugar del múltiple asesinato y efectuaron el levantamiento de los tres cuerpos. En el sitio fueron colectados algunos cartuchos percutidos y otros elementos de interés criminalístico.

No se descarta ninguna hipótesis en este hecho, pero presumen que pudo tratarse de una venganza por el número de fallecidos y las condiciones de la muerte.

Sin embargo los vecinos del lugar aseguraron que constantemente gente joven de los sectores adyacentes al río acuden al sitio a bañarse, pero este lugar se ha hecho muy peligroso por la actuación de bandas delictivas que están al acecho. Denunciaron que los bañistas y transeúntes son asaltados con frecuencia. Los que se oponen al robo resultan lesionados.

Marianela Rodríguez

ESPECIAL PARA EL UNIVERSAL