miércoles, 11 de febrero de 2009

COLOMBIA. Por agresión física, 166 policías fueron sancionados en el 2008

Eltiempo.com

Foto: Archivo / EL TIEMPO

La Policía de Bogotá tiene 12 casos de uniformados investigados por detención arbitraria.

El caso de los 2 jóvenes de Bogotá a los que 4 uniformados les rociaron gasolina y les prendieron fuego en una estación de Policía obligó a la institución a disculparse públicamente.

El director de la institución, general Óscar Naranjo, que está en el Eje Cafetero coordinando las operaciones contra las bandas criminales de Pereira y el Norte del Valle, no dudó en calificar la actuación de los policías como una violación a los derechos humanos.

"Como Director de la Policía registro con vergüenza el comportamiento de un policial que pudo haber incurrido en una tropelía, una agresión tan brutal", dijo.

Agregó que el caso ya está en manos de las autoridades competentes para las investigaciones penales y disciplinarias.

El año pasado 166 miembros de la institución fueron sancionados con diferentes medidas disciplinarias por agresión física a detenidos. Otros 135 fueron investigados y sancionados por abuso de autoridad; 60 por lesiones personales y 86 por agresión verbal.

"Una situación como la que ocurrió en Bogotá, que no tiene ninguna justificación y que no corresponde al espíritu de la Policía, afecta todo el buen trabajo que se hace en la institución. Pero son casos que nosotros mismos investigamos y que vienen disminuyendo", señaló Naranjo.

En este momento la Policía tiene unos 147 mil agentes y oficiales.
El año pasado, la Defensoría recibió 558 quejas de ciudadanos en las que los presuntos responsables son miembros de la Policía Nacional. Casi todas se refieren a agresiones físicas.

La Dirección de la Policía dice que en Bogotá, Medellín y Cali, las tres ciudades más pobladas del país, está la mayoría de quejas.
La Personería de Bogotá, entre tanto, reporta que las retenciones injustificadas se están convirtiendo en un problema: entre diciembre del 2008 y enero de este año hubo más de 25 mil retenciones, de las que 14 mil no tendrían justificación.

La figura de la retención transitoria está permitida y hecha para proteger al ciudadano y se aplica usualmente cuando se sorprende a personas ebrias o drogadas. Pero hay casos en los que la Policía admite que hubo mal procedimiento o extralimitación.

La Oficina de quejas de la Metropolitana tiene actualmente los casos de 12 uniformados en los que se halló mérito para que la Fiscalía investigara una detención arbitraria.

Según María Helena Upegui, de la oficina de Derechos Humanos de la Personería, también hay denuncias de ciudadanos que estuvieron en las Unidades Permanentes de Justicia (UPJ) por más de 24 horas sin recibir ningún alimento.

Otras quejas señalan que participantes en marchas por la ciudad, así como algunos miembros de la población LGTB (lesbianas, gays, travestis y bisexuales) han sido en repetidas ocasiones blanco de las agresiones de policías.

"A cinco personas de la población LGTB se les tuvo que hacer un acompañamiento. En diciembre denunciaron que fueron golpeadas y retenidas en la localidad de Los Mártires", asegura la funcionaria.
La medida de retención transitoria se le aplicó a 9.349 personas en diciembre y en enero la cifra se elevó a 16.900, según la Personería.

Al respecto, el comandante de la Policía Metropolitana, general Rodolfo Palomino, señaló que "esas conducciones se hacen para proteger a las personas, sobre todo en casos de consumo de drogas o licor y cuando su conducta representa un peligro para ellos y para los demás ciudadanos".