lunes, 10 de noviembre de 2008

VENEZUELA. Acribillan a joven en La Dolorita cuando salía de una fiesta

Vecinos de la zona exigen la presencia de la Guardia Nacional de forma rotativa

La familia de Eduardo Andrés pide la presencia de la GN (Fernando Sánchez)

No confían en nadie, sólo guardan esperanzas en que el tema de la seguridad en La Dolorita quede bajo la responsabilidad de la Guardia Nacional, sólo así aseguran que podrán respirar un poco de tranquilidad.

Esa petición la hacen desde el pasado 27 de septiembre, cuando, desesperanzados por los embates del hampa, y tras la muerte de un mototaxista querido por la propia comunidad, los vecinos salieron a quemar y tumbar el módulo de la Policía Metropolitana. Esta vez, la amenaza de hacer lo propio la profesan contra el módulo de Polisucre y es que a la 1:30 de la madrugada de este domingo, a 200 metros de ese lugar, asesinaron a un joven que recién salía de una fiesta y caminaba para su casa.

Él tenía 23 años y respondía al nombre de Andrés Eduardo Rodríguez Rivas. Lo interceptaron en el bulevar del sector El Chorrito de La Dolorita y lo mataron. Su madre, Julia Rivas, se enteró el domingo en la mañana, una amiga la llamó cuando salió temprano y se topó con el muchacho muerto en la mitad de la calle.

"Lo mataron de puro lacreo (maldad)", le aseguraron a Julia. Y es que según ella, no puede haber otra explicación, pues su muchacho no tenía problemas con nadie, no consumía droga ni tampoco era un malandro. "Su única diversión era salir a bailar", recordó su t´ío Luis Jiménez. Andrés Eduardo trabajaba con su padre en una ebanistería que está en El Limoncito, en Fila de Mariches. Allí hacía trabajos de carpintería.

Es la primera vez que Julia y toda su familia pierden un familiar muerto a tiros. En 1987, un hombre asesinó a otro miembro de la familia, pero dándole un tubazo en la cabeza. Andrés Eduardo era el mayor de cinco hijos que tuvo Julia. Él vivía con ella. El sábado lo vio por última vez a las 12:16 del mediodía. A esa hora se despidió y le dijo que iría a visitar a su papá.

"Vamos a tener que tomar cartas en el asunto. Si las autoridades no hacen nada, vamos a tumbar el módulo de Polisucre que nunca tiene funcionarios... queremos a la GN, a nadie más. Los efectivos de la PM que estaban en el módulo que quemaron en septiembre eran unos perdidos, aquello era un antro... necesitamos gente seria a la que roten para evitar círculos viciosos", dijo Luis. MII