martes, 2 de febrero de 2010

VENEZUELA. Comando atacó funeraria donde velaban a dos policías


Tirotearon las urnas y causaron destrozos en las capillas velatorias

La discoteca de la avenida Solano López permanece cerrada después de la masacre (Gabriela Pulido)

A la medianoche del pasado viernes un comando armado penetró en una funeraria donde se realizaba el velorio de dos policías, ultimados horas antes en la masacre ocurrida dentro de una discoteca situada en la Francisco Solano López y sin mediar palabra alguna lanzaron disparos contra las instalaciones e incluso los ataúdes.

El evento no dejó personas lesionadas, pero los propietarios de la funeraria instaron a los familiares de los policías Keyner Alberto García (20) y Anderson Douglas Ramírez Salas (28) a que adelantaran la hora del sepelio para evitar que retornaran los antisociales.

Los testigos señalaron que los pistoleros eran dirigidos por una mujer de pelo amarillo, que se desplazaba como parrillera en una motocicleta y portaba una chaqueta militar. Los encargados de la funeraria permitieron que las puertas permanecieran abiertas porque se trataba de dos uniformados. Sin embargo, la estructura de la quinta donde funciona el establecimiento, considerada patrimonio histórico, sufrió daños irreparables.

Ambos funcionarios fueron ultimados cuando se encontraban acompañados de otros uniformados en el establecimiento nocturno. En el suceso también falleció una mujer de 22 años identificada como Luisana Michel Peñalver y 14 personas resultaron heridas. Versiones policiales refieren que el móvil de la matanza habría sido los celos, pues al lugar llegaron dos antisociales que se sentían doblemente traicionados. Un azote de la parroquia El Valle apodado "el Lobo" y un vendedor de drogas de Catia alias "Miguelito" se sintieron doblemente traicionados por la mujer y el policía.

El oficial Keyner Alberto García tenía dos días de haber salido en libertad tras haber sido acusado de secuestrar a un comerciante en Catia. Sus parientes negaron que se encontrara destituido el día de su muerte y dijeron estar dispuestos a mostrar el último recibo de pago.

El local ubicado entre las avenidas Los Jabillos y Francisco Solano López de la parroquia El Recreo fue clausurado a raíz de la matanza. Posee una medida de aseguramiento. Los vecinos de la zona recogen firmas para solicitar que definitivamente sea cerrado el negocio, pues en otras tres ocasiones ha sido clausurado por hechos de violencia y drogas.

1 comentario:

週休 dijo...

看看blog調整心情,又要來繼續工作,大家加油.........................