lunes, 27 de abril de 2009

VENEZUELA. "Salió a comprar hielo y fue uno de los tres asesinados"


Entre viernes y domingo 19 personas perdieron la vida en la capital

Familiares de Cepeda esperan por una actuación policial sin vicios para lograr esclarecer este caso (Fernando Sánchez)

La lluvia de balas generó terror. Quienes escucharon las detonaciones avisaron a la Policía, pero éstos no pudieron capturar a los pistoleros que causaron la muerte de tres jóvenes en El Paraíso, la noche del sábado, aunque están ubicados a escasos metros del lugar.

Las víctimas fueron atacadas a tiros, indicaron algunos testigos, por un sujeto que llegó con arma en mano y se fue caminando hasta abordar una camioneta luego de cometer el triple crimen. Quedaron identificadas como Raúl Cepeda, de 26 años; Yosmil Martínez, de 32, y un menor, de 15 años.

Según manifestaron familiares de Cepeda, Raúl se encontraba en una celebración de cumpleaños en la zona y salió a comprar hielo, pasadas las 8 de la noche, en una licorería cercana al puente 9 de Diciembre de la urbanización, adyacente a la plaza Washington. Una vez en el lugar, fue sorprendido por la lluvia de balas e intentó guarecerse. Recibió un disparo en la cabeza y murió en el sitio.

Aseguran los testigos que el maleante no cesaba de accionar el arma y disparaba sin control. Así, logró herir al menor, quien corría velozmente por la calle.

Los testigos, quienes resultaron ilesos, observaron como el delincuente se ensañaba contra Martínez. Le disparó varias veces y aunque ya estaba muerto, para asegurar su acción se le acercó y le descargó el arma.

"Creemos que la disputa era con ese muchacho. Ninguno de los fallecidos se conocía, porque estaban en grupos diferentes", dijeron familiares de Cepeda.

Indicaron, además, que el joven se dedicaba al vender ropa y otros accesorios que traía con frecuencia del exterior. Dejó dos hijos, de cinco y dos años, y era el mayor de tres hermanos.

Otras víctimas En el barrio 19 de Abril, en Petare, asesinaron la madrugada del sábado a José Alberto Sierra, de 33 años. Tres impactos de bala en el abdomen le segaron la vida. Su hermana, Oneida Sierra, manifestó desconocer las causas del crimen, pero que manejan dos versiones del hecho.

La primera indica que un motorizado le asestó los tiros repentinamente, cuando estaba frente a su residencia. Pero, aseguran los deudos, la causa más probable es que el cuñado le propinó los disparos, pues habían tenido problemas y estaba amenazado. Sierra era cocinero y tenía dos hijos menores. Falleció en el hospital Pérez de León, luego de cuatro operaciones.

Para robarle una moto de alta cilindrada, ultimaron el sábado a Julio César Corredor, de 27 años. Residía en el estado Zulia. Vino a Caracas a visitar a unos amigos y lo mataron.

A Henry Ramos, de 21 años, le dispararon desde un carro. Murió la madrugada de ayer. Caminaba con una amiga por San Agustín del Sur.


Deivis Ramírez Miranda
EL UNIVERSAL

No hay comentarios: