martes, 20 de enero de 2009

VENEZUELA. Procesan a jefe de Polimonagas por dirigir un grupo exterminio

El nuevo director de la policía es el oficial del Ejército Juan Carlos Piñero Isea

El comisario Lisandro Jaramillo fue apresado en El Vigía y conducido a Monagas para ser procesado (Estrella Velandia)


La detención y posterior asesinato de tres ciudadanos cuyos cadáveres fueron localizados el lunes 12 de enero en diversos parajes del estado Monagas permitió desarticular una banda conformada por policías que se dedicaban a exterminar a presuntos delincuentes.

Las pesquisas se orientaron hacia el director de la Policía del Estado Monagas, comisario Lisandro Jaramillo, pues un testigo notó en horas de la madrugada de ese día a unos policías y un vehículo Nissan estacionado en medio de un camellón. Por curiosidad decidió fisgonear y en el sector Merecure, cerca de la autopista, realizó el macabro hallazgo.

Simultáneamente, los detectives de la región Monagas del Cicpc hacían otros dos hallazgos. Esa mañana levantaron los cuerpos de Darwin Antonio Fernández (28), Diovar Rafael Trías (26) y Rodolfo José Sánchez (28).

Horas después, a la sede policial se acercaron los familiares de los agraviados para denunciar que una comisión policial había arrestado a los jóvenes a las once de la noche del domingo. Afirmaron que habían sido llevados en una camioneta Nissan de doble cabina. Añadieron que siete supuestos delincuentes habrían sido asesinados.

Por ello, a la región fue enviado el jefe de la División contra Homicidios de la policía científica, comisario Benito Artigas, para que dirigiera las investigaciones. Las pesquisas permitieron establecer que la camioneta es la unidad sin rotulación que se le asignó al director de Polimonagas para su uso personal. De igual forma se determinó que la detención de los presuntos azotes fue practicada por el director jefe de Polimonagas, el jefe del Comando de Punta de Mata, dos agentes y un civil identificado como Juan Ramón Díaz.

Este último, al ser apresado e interrogado, terminó por confesar su participación en la masacre y responsabilizó a los dos jefes policiales y a los dos agentes de Polimonagas.

Las experticias de comparación balística realizadas a una pistola Pietro Beretta, una Glock y una pistola calibre 380 resultaron positivas. Los peritajes de luminol permitieron localizar manchas de sangre dentro de dos patrullas de Caicara de Maturín, donde presuntamente habrían resultado heridas otras víctimas, aún sin localizar.

El Juzgado V de Control de Maturín, a instancia de la Fiscalía, emitió las órdenes de aprehensión contra los funcionarios. El director de Polimonagas fue capturado en la ciudad de El Vigía cuando representaba al estado Monagas en un curso para la formación de la Policía Nacional.

Jaramillo fue trasladado a Maturín para ser procesado, pero alegó que sufría de arritmia cardíaca y tuvo que ser internado en el Hospital Metropolitano.

Ayer el gobernador de Monagas, José Gregorio Briceño anunció que Juan Carlos Piñero Isea, oficial del Ejército será el nuevo comandante de la policía. "Deploro que algunos funcionarios de la Policía se hayan desviado" apuntó, tras comentar que se prestará toda la colaboración en el caso.